Una excursión al Toay Antiguo. Investigaciones históricas y arqueológicas en el departamento de Toay (Vigne, Pedro Eugenio)

Título: Una excursión al Toay Antiguo
Subtítulo: Investigaciones históricas y arqueológicas en el departamento de Toay.
Autor: Vigne, Pedro Eugenio
Editor: Editorial Extra
Lugar: Santa Rosa
Fecha: 1998 y 1999
Extensión: 2 volúmenes, 78 y 79 páginas.
Repositorio/ Biblioteca: Biblioteca Popular Cooperativa “Domingo Gentile” (BCPE)
Descriptores: TOAY – PREHISTORIA – INDÍGENAS – COLONIZACION
Diagnóstico técnico morfológico: libro
Categoría: ensayo
Disciplina: Historia, Arqueología.
Recopilador: Luciano A. Valencia
RESUMEN:
El primer volumen se abre con dos artículos de colaboración escritos por Walter Cazenave y José Depetris, sobre la prehistoria del emplazamiento de la localidad de Toay. El libro no se estructura en capítulos sino que tiene títulos que abarcan temas específicos de la investigación. Podemos dividirlo en tres áreas temáticas: a) presencia indígena en el siglo XIX (Manquel, Pincen, Nahuel Payun); b) el fortín y la Conquista del Desierto; y c) los pioneros y la fundación del pueblo. Terminada esta parte introductoria comienza la famosa expedición donde el autor comenta sus excavaciones en busca de elementos que hacen a la memoria del pasado local. Entre lo encontrado se halla un cráneo humano de entre 150 y 200 años de antigüedad asociado con restos de caballos, guanacos, roedores, plumas de ñandú y elementos líticos.
En el volumen II, con prólogo de Raúl Hernández, el autor vuelve hacia nuevos elementos encontrados en el Fortín Toay, la Pulpería de Llorens, el boliche Las Cuatro Aguas (a 50 km de Toay), Calchahue, Anquilobo, Nereco, el negocio La Confianza (en Loventue) y Malal Huaca. Además de la información arqueológica, se brindan datos sobre el Toay de principios de siglo, la lucha por ser capital del Territorio, las disputas entre sus fundadores, las carretas y diligencias, los pioneros, la visita del corresponsal de Caras y Caretas en 1907 y los bandidos que habitaban la zona.
En sus consideraciones finales, el autor termina destacando la importancia de preservar el patrimonio histórico de su pueblo “que con tanto esfuerzo forjaron los pioneros” (p. 68).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s